Beta Brain - Tecnología, ¿oportunidad o amenaza?

By Diego Lombardi June 16, 2019 Español No comments yet



La tecnología hoy es parte fundamental de millones de personas en el mundo, desde el uso cotidiano de teléfonos y computadoras, hasta la ampliación de los límites de la ciencia en terrenos como la biotecnología, la conquista del espacio, y muchos otros campos. Se estima que actualmente hay más líneas activas de teléfonos móvil que personas en el mundo, alcanzando la cifra de 8.98 billones de líneas; esto permite, entre otras cosas, un mayor acceso a internet. En el ámbito de la salud la tecnología también está cambiando su rostro, pasando a una era en la que la atención médica será más personalizada, más parecido a un enfoque centrado en el cliente (paciente).

Todos estos cambios están en curso, sin embargo, la mayoría de las empresas los ven como tendencias lejanas que sólo pueden ser aprovechadas como consumidores. Sin embargo, las pequeñas y medianas empresas son actores fundamentales de cualquier economía, en los países miembros de la OCDE generan alrededor del 70% de los empleos en el sector privado y poco más del 50% del valor económico de la producción de bienes y servicio; en los países en vías de desarrollo la proporción es similar. A pesar de su importancia, las pequeñas y medianas empresas no han logrado desarrollar su máximo potencial generando valor debido al limitado acceso al uso de las tecnologías.

La tecnología no es un fin en si misma, es un medio. En el caso de las empresas, es un medio para aumentar la productividad, generar mayor valor, y, al final de cuentas, potenciar su crecimiento. Las empresas en general suelen enfocarse en mantener sus procesos y, en el mejor de los casos, hacerlos cada vez más eficientes. La lógica que suele predominar es la de “menores costos” y “mayores ventas”, lo que se traduce en mejores niveles de utilidad. Sin embargo, ambos aspectos se abordan desde la base de “así nos funciona”, lo que dificulta ver oportunidades más allá de la operación cotidiana. Pero a pesar de no verlas las oportunidades están presentes, y si nuestra empresa no las aprovecha otros lo harán.

Desde el punto de vista de los “menores costos”, que es una forma de resumir lo que se conoce como optimización de procesos, la tecnología puede jugar un rol clave al permitir hacer más eficientes aspectos como la comunicación, la integración de actividades y procesos, así como el uso de datos para proyectar comportamientos vinculados con mantenimiento o inventario. En cuanto a las “mayores ventas”, el mercado está afuera de la organización y hay que saber hacer las lecturas correctas de este, de lo contrario se estará luchando en un “océano rojo” y no en un “océano azul”.

La tecnología es un factor clave para todas las empresas, no importa su tamaño o industria. Saber usarla al servicio de la empresa es clave para aprovechar las oportunidades que ésta ofrece, de lo contrario otros lo harán, dejando la empresa rezagada y, eventualmente, perdiendo competitividad. En una encuesta aplicada recientemente por Beta Brain a un grupo de empresarios y emprendedores se obtuvo que, si bien el 90% considera que la tecnología es importante para las empresas, sólo alrededor del 50% consideró que la misma se está aplicando de manera adecuada, valor que probablemente disminuya cuando se indague sobre qué entienden esas personas por “aplicación adecuada de la tecnología”.

Hoy, una gran oportunidad que presenta específicamente la industria de la tecnología es justamente ofrecer herramientas y prácticas que hacen accesible a cualquier organización el uso de los elementos fundamentales de la informática y la comunicación a costos accesibles. En este momento, se empiezan a separar los que están aprovechándolo de quienes no. ¿Es importante para tú empresa la tecnología? ¿Se está usando adecuadamente la tecnología en tu empresa?

No comments yet

No comments yet. Start a new discussion.

Add Comment